¿SABES COMO LAVAR TU ROPA?

      TituloPagina

      Algo aparentemente tan simple como el lavado de la ropa puede ser decisivo para cuidar su aspecto y calidad. Adquirir una prenda es una inversión que se puede prolongar y amortizar con una adecuada elección del detergente y el programa o forma ideal de lavarla. Una camisa puede estar por mucho tiempo, tan nueva y limpia como el primer día, pero para conseguirlo es necesario atender a unos principios muy básicos y saber que el gran secreto está en su cuidado.

       

      Cuestión fundamental es atender a las instrucciones de lavado, presente en el etiquetado de la mayoría de prendas. En ellas se halla la forma adecuada de proceder en cuanto a limpieza, y también encontraréis lo que no se puede hacer con ese tejido. ¿Nunca os habéis lamentado, después de ver el resultado de un lavado, por comprobar demasiado tarde que no mirasteis la etiqueta interior?

       

      Ropa en lavadora

       

      A la hora de lavar la ropa es mejor esperar y unificar lavados con prendas de iguales características. Se debe aplicar el simple sentido común para no mezclar prendas de texturas rudas con texturas delicadas, puesto que las primeras desgastarán innecesariamente las más débiles a lo largo del proceso, especialmente cuando se trata de lavadora. Prendas de tejidos similares, se han de lavar juntas.

       

      Hay que proceder de igual manera a la hora de lavar colores. No mezclar. Tonos claros con claros, evitando siempre que se "cuele” una prenda oscura. En cuanto a los más fuertes o intensos, se debe unificar por colores, y si no se puede hacer, evitad mezclar siempre el que nos dé la impresión que puede desteñir, a fin de no estropear el resto.

       

      ¡Cuidado con las temperaturas!, salvo que se trate de tejidos muy resistentes es  preferible lavar a temperaturas suaves. Lo idóneo son 30º, pero dependiendo del nivel de suciedad, y siempre que la prenda o su recomendación lo permita, se podrá elevar hasta un máximo de 60º. Los lavados cortos, cuando no esté muy sucia, hacen que la ropa se desgaste menos.

       

      El indicador de programación de cada lavadora especifica el tipo de ropa al que va dirigido, o en su defecto los grados o duración del programa. Hay que estar atentos para sacar las prendas de la máquina en cuanto acabe,  a fin de evitar una excesiva plancha, y sí no se utiliza la secadora, colgar o estirar cuanto antes.

       

      Lavado a mano

       

      Esta forma de lavar la ropa, aunque cada vez es menos común, se suele mantener para preservar de la mejor manera tejidos delicados o lanas. Para ello se necesita tiempo, dedicación y un detergente específico. Casi todas las marcas de detergentes tienen la línea para lavar a mano, bien en polvo, líquido o las clásicas pastillas de jabón común. Si os decidís a seguir este método tradicional, deberéis atender a unas simples cuestiones sin las cuales no tendría sentido esta práctica.

       

      La prenda ha de estar en remojo con el jabón tan solo el tiempo indicado en las instrucciones del detergente, sin excederlo. Frotar siempre con mucha suavidad. Al escurrir para sacar la prenda del agua, es mejor quitar el exceso, plegándola suavemente, y en su caso apretando el tejido con delicadeza, pero sin retorcer.

       

      En caso de blusas, es recomendable colgar en una percha en cuanto se saquen del agua. Cuando se trate de lana, jerséis, chalecos…, es ideal que el primer tiempo de secado se haga con la ropa sin colgar, extendida encima de una toalla en una superficie plana, por ejemplo una bañera. Cuando esta haya perdido el exceso de agua y ya no pese se puede colgar para evitar que se arrugue en exceso. Recordad que sí la lana se cuelga con peso de agua,  esta cederá  y se deformará.

       

      Jabones y detergentes

       

      En cuanto a los detergentes hay una gran cantidad que permite adecuar cada calidad de tejido al detergente ideal, tanto  para preservar los colores  como para acentuar el blanco. A la hora de adquirirlo es una elección en la que prima vuestra preferencia y el tipo de ropa que tengáis en casa.

       

      Es habitual encontrar los detergentes en textura liquida o en polvo e incluso, en pastillas o cápsulas, todos igual de eficaces. En concentración regular o concentrados. Hay que recordar que las medidas de los detergentes concentrados, también son concentradas; sus dosis, por tanto mucho más pequeñas. La ventaja de la presentación concentrada es que por su tamaño más reducido resulta más manejable. A la hora de elegir, son muy buenas opciones los detergentes con aromas o componentes específicos como los de la marca Aliada, de jabón de Marsella o Aloe vera.

       

      También existen en el mercado concentrados específicos para quitar manchas aisladas y fuertes; a la hora de utilizarlos deberéis recordar respetar el tiempo que el producto ha de estar sobre la mancha, ya que suelen ser muy potentes. Después de estos minutos, la prenda se lavará de manera habitual. Como en la actualidad se atiende, en gran medida, al cuidado de la ropa hay una extensa gama de jabones y detergentes para prendas delicadas

       

      Como veis lavar la ropa no es tan sencillo como parece a primera vista, dado que una cosa es hacerlo sin más y otra lavar de manera adecuada. Pese a parecer laborioso, la práctica resulta de lo más fácil. Se trata de atender y observar. Una camiseta igual a otra, comprada en la misma fecha puede estar como nueva, mientras que la segunda esté para tirar. Ahora ya sabéis el porqué.

      Marcas
      Ver todas las marcas
      Atención al cliente
      +34 640 620 238
      En horario de lunes a viernes de:
      09:00 a 17:00
      • envíos izq
      • familias izq
      Desplazar hacia arribaComodo Secure

      Ocultar este mensajeAtención: utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y, así, mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.